Immanuel reloj de mesa antiguo compacto - Ardavín Relojes Siglo XV
-1
archive,tax-product_cat,term-immanuel-reloj-de-mesa-antiguo,term-35,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce,woocommerce-page,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Immanuel

El modelo Immanuel reloj de mesa antiguo compacto es mucho más pequeño que los demás y tiene la particularidad de tener la aguja horaria inmóvil siendo la esfera la que gira para marcar la hora.

Se trata de un reloj gótico compacto portátil accionado por un resorte de acero. Su regulación se efectúa por medio de un “foliot,” barra con ranuras y unos pequeños contrapesos en los extremos que pueden regularse acelerando o frenando el movimiento del balancín.

Se distingue de los otros Immanuel por su esfera de hierro con fondo blanco envejecido con los números oxidados.

 

Una característica especial de este reloj es el sistema de marcación del tiempo, uno de los más antiguos que se conocen.

En lugar de una aguja que se mueve para indicar la hora, este modelo está dotado con una aguja fija en la parte superior de la esfera. En este caso es la rueda horaria la que se mueve en sentido contrario al de las agujas de un reloj. Este sencillo y primitivo mecanismo fue el primero que se inventó.

La aguja móvil, un sistema mucho más sofisticado, no aparecerá hasta mucho más tarde y ha sobrevivido hasta nuestros días facilitándonos la lectura de la hora.

 

Puesta en marcha del Immanuel reloj de mesa antiguo compacto

 

1. Dar cuerda al reloj girando la manivela siempre en sentido contrario al de las agujas del reloj, hasta su tope.

2. Colocar los dos contrapesos en el «foliot» (barra ranurada) de forma que éstos estén equidistantes del eje vertical del escape.

 

Regulación del Immanuel reloj de mesa antiguo compacto

 

La regulación de la velocidad del reloj se hace variando la posición de los dos contrapesos de forma que estén siempre a la misma distancia del eje del balancín.

Si el reloj atrasa, se irán acercando los contrapesos hacia el eje del “foliot” simétricamente, de ranura en ranura, hasta conseguir que el reloj marche correctamente.

Si el reloj adelanta, se hará la misma operación, en sentido contrario, separando los contrapesos del eje del balancín.

La hora se regula moviendo la rueda horaria en ambos sentidos.

Showing all 4 results